Quién soy

Doctora en química de profesión y eterna estudiante.

Tras finalizar mi tesis doctoral cursé un posgrado en dermofarmacia y abrí el blog Ciencia y Cosmética en  2016. Con él que me he convertido en mejor química: más objetiva y analítica. Y de paso, me he reencontrado con la bioquímica, la biología y he conseguido leer libros de dermatología médica sin tener que tapar las fotos.

Mi único fin con el Blog era aprender más sobre este mundo tan interesante y tan poco accesible de manera científica. Seamos honestos ¿cómo se estudia química cosmética? Estudiando de manera autodidacta y/o trabajando directamente para la industria cosmética.

Aún sigo en el punto número uno, pero nunca se sabe dónde nos llevará el futuro.

La química es compleja. De eso no hay duda. Y ser químico no significa saber sobre la teoría de cuerdas, reacciones nucleares o por qué el colágeno en las cremas no sirve para nada. Pero si algo aprendemos en la carrera y , sobre todo, durante la tesis, son las herramientas para entender (casi) todos los campos donde la química es uno de los principales jugadores.

Me gusta leer bibliografía sobre cosmética, sí, soy un bicho raro, y siempre tengo algún que otro paper descargado en el Kindle.

¿Hace falta trabajar en la industria para saber de química cosmética?

Aunque te parezca mentira, se puede llegar a entender ensayos clínicos, resultados toxicológicos o cómo se sintetiza un champú sin tener que estar en el laboratorio con una bata blanca. El 60-70% de una línea de investigación se basa en navegar en bases de datos para sintetizar en pocas palabras: qué compuestos se han estudiado, cuáles fueron sus resultados , y las conclusiones que han obtenido. Pero sobre todo, nos da la capacidad de formular preguntas. 

Esto último es algo que hoy en día el consumidor no se hace, preguntas. Es más sencillo creer lo que dice el vecino de YouTube, qué preguntarse si realmente son tan malos los sulfatos.

Y esto es lo que encontrarás en el Blog. Preguntas con o sin respuesta, fruto de pasarme horas de noche leyendo  ensayos clínicos, protocolos o informes regulatorios sobre parabenos, aluminio o cómo funcionan los antioxidantes.

Por que si algo debemos hacer es tener más pensamiento crítico sobre lo que leemos y vemos.

No soy experta en nada, ni lo quiero ser. Cuando alguien afirma ser experto en algo, dudo. 

Siempre habrá personas que sepan más que yo, y menos.

¿Curiosa?¿Autodidacta? Sin duda.

 

 

 

 

 

3 pensamientos en “Quién soy

  1. No sabes cuánto me alegro haber descubierto tu blog. Me encanta la dermocosmética, aunque yo soy de letras… jajaja!! Pero me gustaría profundizar un poco más y saber y entender los “porqués” de los INCIS, saber interpretarlos, etc. Siempre busco un poco más información y no es fácil conseguirla de modo divulgativo. Así que no sabes qué alegría descubrir tu blog. MUCHAS GRACIAS!!!

    1. ¡Hola Susana!
      Muchisimas gracias por tu comentario. Lo cierto que el lenguaje científico es muy complejo (o así lo hacemos), y me alegra que todo el mundo sea capaz de entenderlo.

      ¡Encantada de tenerte por aquí! Raquel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba